Valle de los Mañíos y miradores del Ranco

La salida es desde Parque Ilihue, donde por un empinado y sinuoso camino con incomparables vistas al Lago Ranco se asciende por el cerro Ilihue, que esconde a sus espaldas el hermoso Valle de Los Mañíos, un pequeño rincón que nos traslada al pasado con rústicas casas y antiguos asentamientos madereros abandonados.

Se caracteriza por su hermosa y variada flora nativa, donde se pueden observar Ulmos, Arrayanes y Coigües entre otros.  Además se bordea el Río Iculpe, pudiéndose observar gigantescos cortes de piedra en el cerro del frente producto de años de erosión y las caídas de numerosos ríos afluentes de este, que lo alimentan con sus aguas cordilleranas que denotan su pureza.  Al fondo se divisa el Cordón del Caulle que con sus numerosas leyendas tientan a cualquier aventurero a conocerlo.


Para finalizar el paseo, se visita una hermosa casita, caracterizada por el cariño con que sus abnegados residentes han decorado sus jardines y lo más importante, su ubicación, ya que en la cima del Cerro Ilihue nos entregan una inigualable vista del Lago y sus catorce islas, además de la hermosa península de Illahuape y la Cordillera de los Andes.

Duración: 4 horas.
Grupo mínimo: 2 personas.
Grupo máximo: 12 personas.

Implementos necesarios:
- Ropa adecuada para excursión.
- Zapatos de excursión.
- Gorro para el sol y Protector solar para labios y piel.

Incluye:
- Caballos y sus aperos.
- Once o desayuno con pan amasado y queso de campo hecho en la cima del cerro Ilihue.