Ciudad de los Césares y Portón del Diablo

La leyenda enseña que la Ciudad de los Césares (también conocida como Ciudad Encantada, Enlil y Ciudad Errante) es un poblado que se encuentra en algún lugar del sur de Chile o Argentina, en una región maravillosa denominada Trapalanda, siendo sus casas de oro, sus calles tan anchas como las de las urbes españolas, y sus habitantes hombres blancos que conocen la inmortalidad. Dicha fortaleza se hará visible a la totalidad de las personas el día del Juicio Final.

Según una versión recogida por Oreste Plath, la Ciudad se encontraría próxima al lago Ranco, en el sur de Chile, agregando el eminente folklorista que sus edificios "son de plata y oro, con jardines y árboles frutales, y es regida por las más sabias leyes. En ella se encuentran todas las delicias y felicidades posibles". Tales características pueden hacernos rememorar un lugar como el Edén, o quizá la Jerusalem Celeste.

Es curioso el nombre Ciudad de los Césares, pues aunque los historiadores nos digan que tal denominación se debe al hecho que el jefe del grupo español que partió en 1529 desde el Río de la Plata y cuyo objetivo aparente consistía en hallar riquezas en el cono sur americano era Francisco César - de donde sus catorce compañeros devienen con los años en "césares" -, no puede dejar de llamar la atención la raíz románica del vocablo empleado. El término "césares" hace alusión a un distintivo solar y por tanto jerárquico, un título de honor conocido en la Roma Imperial.

Duración: 3 días.
Grupo mínimo: 5 personas.
Grupo máximo: 10 personas.

Implementos necesarios:
- Ropa adecuada para la excursión y alta montaña.
- Zapatos de excursión.
- Chalas y traje de baño.
- Gorro para el sol y Protector solar para labios y piel.
- Parca gruesa.
- Manta impermeable.
- Saco de dormir.

Incluye:

- Traslados Lago Ranco-Hueimen-Lago Ranco.
- Caballo y sus aperos.
- Comidas: desayuno, almuerzo, once y cena.
- Caballos para carga.

DETALLE DE LA EXCURSIÓN.

Primer Día: Salida desde Lago Ranco en un furgón de transporte de pasajeros hasta el sector de Hueimén a 12 kilómetros de la ciudad, donde comienza la aventura, es en este lugar donde se asignan los caballos a los turistas. El recorrido ofrece hermosas vistas desde la precordillera al Valle central y Cuenca del Ranco desde innumerables miradores, pasos por ríos y lagunas hasta la llegada al Valle del cepillo, donde según historiadores y leyendas de la zona se encuentra la Ciudad de los Césares. En ese lugar se hará el campamento para quedarse las dos noches.

Segundo día: Recorrer el valle y excursión al Portón del Diablo. Contemplación de la flora y fauna que nos ofrece la naturaleza del lugar además de sus leyendas y mitología.

Tercer día: Regreso hasta el sector Hueimén, donde se toma el furgón que hace el traslado de regreso a la ciudad de Lago Ranco.